Una mujer afroamericana que golpeó con un ladrillo a un abuelito de origen mexicano que caminaba por la calle en un sector de Los Ángeles, en el verano de 2018, fue sentenciada este jueves a 15 años de cárcel al ser considerado un crimen de odio