Debe federación acatar resolución que ordena vacunar a todos los niños, niñas y adolescentes

 

Saltillo, Coahuila, 23 octubre 2021.- Durante la octava sesión del Segundo Período Ordinario del Congreso local, el diputado del PRI, Álvaro Moreira Valdéssolicitó a través de un punto de acuerdo al titular del Ejecutivo Federal, acatar la resolución emitida por un juez federal que ordena se extienda la vacunación contra el Covid-19 a todas y todos los niños, niñas y adolescentes mexicanos, y en consecuencia, ajuste la política nacional de vacunación.

 

Hace unos días la justicia mexicana dio otro revés a la Política Nacional de Vacunación, ordenando a las autoridades sanitarias federales que abran la vacunación contra el virus Covid-19 a todas y todos los menores de 12 a 17 años de edad, sin importar su estado de salud.

 

Por otra parte, tras la continua presión de los padres de familia y a consecuencia de los cientos de juicios de amparos que fueron impuestos para exigir se aplicara el fármaco a sus hijos, en un afán por corregir sus errores, el gobierno federal anunció que se tiene contemplado inocular a alrededor de un millón de niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 17 años de edad que tuvieran enfermedades crónicas. Si bien el planteamiento se presentó como una esperanza para los padres de familia que tienen una legítima preocupación por la salud de sus hijas e hijos, se sigue manteniendo en clara desprotección a aproximadamente 17 millones de menores, pues solo se contempla al 5.4% de la población de ese rango de edad que habita en el país.

 

En base a ello, un juzgado federal del Estado de México concedió un amparo para que una adolescente de 15 años pudiera ser inmunizada. Sin embargo, a diferencia de las resoluciones anteriores, esta se emitió con efectos generales para el resto de la población, lo que significa que su decisión se extiende para que todas las personas menores de 18 años de edad reciban la vacuna, con la particularidad de que se trate de la dosis de Pfizer.

 

“La reciente resolución tiene como fondo una realidad científica clara: si bien es prioritario el esquema de protección a los niños que padecen alguna enfermedad preexistente, también los que se consideran sanos no están exentos de contagiarse del virus, lo que les puede ocasionar graves daños a su salud o incluso perder la vida” indicó el diputado en el punto de acuerdo.