La falta de contratos de pedidos de carbón con CFE desde el mes de diciembre hizo que algunos transportistas y carboneros suspendieran labores e incluso algunos de ellos cerraran sus fuentes de empleo, sin embargo el problema pudiera agravarse ya que no hay fecha para que se solucione el problema y se pueda normalizar la economía local.
Ya van para tres meses que no hay pedidos de carbón para la termoeléctrica de Nava y a raíz de esto la economía de toda la región continua paralizada y corre el riesgo de continuar a la baja a tal grado que las pocas empresas que han mantenido las fuentes de empleo tengan que cerrar.
Algunas empresas con enormes capitales han tenido que amortiguar esta situación al reducir los salarios de sus empleados hasta que se reactive la economía, sin embargo, de seguir el problema como está la situación se agravará hasta que finalmente se cierren las fuentes de empleo.


Los comercios de toda la región carbonífera han reportado pérdidas por la economía paralizada y las familias han reportado que sus gastos han ascendido y los ingresos disminuyeron drásticamente por la falta de pedidos de carbón.
El gobierno Federal, a través de CFE, no ha anunciado aún la compra de carbón para sostener la termoeléctrica de Nava, lo que se traduce en que el problema económico en la región continuará detenido hasta que se normalicen los pedidos de carbón.
Se informó que dentro de las próximas semanas se podrían autorizar la compra de las primeras 400 mil toneladas de carbón, pero éstas no serían suficientes para reactivar toda la economía local.