El desplome de la chimenea de la villa de Agujita representó el poco interés que tienen autoridades locales por resguardar o preservar los monumentos históricos como lo era la chimenea que fue un símbolo del apogeo que tuvo la región carbonífera con la extracción del carbón en el siglo XX.
Las chimeneas de la villa de Agujita fue erigida en el año de 1906, según datos que proporcionó el historiador Ramiro Flores Morales.
La compañía carbonífera de Agujita S.A de C.V qué se dedicaba a la explotación del Carbón y a la coquizacion fueron los encargados de construir e instalar esta chimenea encima de alrededor de 400 hornos tipo panaderos en donde quemaban el carbón.
La empresa dejó de prestar sus servicios para compañías de Monterrey y de Torreón el año de 1977 y desde ese entonces la chimenea se convirtió en un símbolo representativo de la región carbonífera por la actividad económica que impera en la zona.
Lamentablemente los mismos moradores de la villa de Agujita comenzaron a deteriorar estos hornos al retirarles los ladrillos refractarios con los que estaban construidos y poco a poco comenzaron a quedar destrozados.
La actividad de pozos de carbon en la zona y también el descuido de los mismos pobladores de esta comunidad hicieron que este lunes 24 de junio la chimenea se viniera abajo y con ella toda la historia de esta comunidad.
Las autoridades locales mostraron poco interés para preservar estos monumentos históricos de la región pese a la insistencia que tenían organizaciones como el instituto de Antropología e Historia.