MUZQUIZ, COAH.- De una muerte segura se salvó un ladrón que luego de cometer varios ilícitos, fue detenido por los mismos pobladores de Barroterán cuando cometía un robo, los encendidos afectados querían lincharlo, sin embargo las autoridades lograron quitárselo cuando le propinaban una brutal golpiza.
Como Ramiro R. fue identificado el imputado, quien fue puesto a disposición de las autoridades a fin de que las autoridades lo sancionen acorde a las leyes que rigen a la sociedad.
El incidente sobrevino en el negocio en mención, ubicado sobre la calle Avenida Mineros, propiedad de Rolando Farías.
Fue ahí donde al amante de lo ajeno se le hizo fácil introducirse para hurtar el equipo de corte especial para material metálico.
Su falta de sigilo, así como el ruido que provocaba al momento del hurto terminaron por delatarlo ante los vecinos, quienes de inmediato se dieron a la tarea de inspeccionar el lugar y descubrirlo.